Gakken SX-150 Analog Synthesizer

Mini-sintetizador analógico de Gakken, listo para que te que lo montes tu mismo y empieces a experimentar con los efectos que ofrece su oscilador de baja frecuencia, sus filtros y envolventes, mientras juegas con la frecuencia del sonido mediante su controlador de cinta


Indicarme cuando esté disponible


59,00 € IVA incluído


Fabricado por la editorial japonesa Gakken para un número especial de su revista de ciencia para adultos Otona No Gakaku,  el SX-150 se trata de un sintetizador de pleno derecho, con todos los elementos básicos de de la síntesis de sonido. Como ocurre con todos los aparatos que acompañan a la revista, viene en formáto kit DIY. Lamentablemente para algunos y afortunadamente para otros, sólo tendrás que poner algunas piezas en su sitio y poner algunos tornillos, así que lo podrás tener montado en menos de 15 minutos. El circuito ya viene ensamblado completamente, aunque si eres de los que no puede evitar darle al soldador, la buena noticia es que ofrece muchas posibilidades para el circuit bending y dispone de una carcasa algo mayor de lo estrictamente necesario para que le puedas meter mano.

 

 

Mook

Lo acompaña un mook (magazine-book), que nos ofrece un repaso muy completo a la historia de los sintetizadores y a los músicos a los que han estado ligados, como Kraftwerk, que se pueden ver en una foto mostrando su SX-150. También aparecen varias entrevistas a músicos e ingenieros japoneses y  se muestran varios productos de Roland, Moog o Korg, así como artículos sobre software de sintesis de sonido entre muchos otros y consejos sobre algunos hacks que se le pueden hacer al SX-150... o al menos eso es lo que  nos ha parecido entender, porque lamentablemente está escrita en japonés, y suponemos que por estas latitudes sólo unos pocos tendrán el privilegio de poder leerla. Al menos las ilustraciones, fotos y esquemas son un regalo a la vista que hace que sea una gozada hojearla.

 

 

SX-150

Al igual que un Stylophone, se toca mediante un estilete, que al contactar con el controlador del cinta va variando la frecuencia del sonico. El sonido "limpio" que emite recuerda al de un Theremin, pero a partir de ahí se puede variar con sus distintos filtros y controladores.